Desde Fundación Zayas estamos convencidos de que pronto volverán los abrazos a nuestras vidas. Ahora nos faltan y los recordamos con anhelo desde que hace un par de semanas, un virus inesperado nos los arrebatara. Desde entonces, vivimos una situación inédita y desconocida para tod@s que nos debe servir para recordar lo importante que es demostrar nuestros afectos, y lo afortunad@s que habíamos sido hasta entonces por poder hacerlo cada día.

 

Fundación Zayas se une en un abrazo colectivo

Pronto volveremos a abrazarnos

Nos gusta imaginar el momento en que volveremos a tocarnos, a sentirnos, a acariciarnos y amarnos, porque sabemos que un cambio maravilloso nos sobrecogerá cuando lo hagamos tras nuestro aislamiento de familiares, amistades, vecinas y vecinos. En ese momento, seremos plenamente conscientes del valor del cariño cercano, de lo bonito que es mirarnos a los ojos sin pantalla de por medio, de besarnos en nuestras caras sin rastro de mascarillas, de entrelazar manos que ya no tendrán guantes, solo piel de la buena, de abandonar por fin el mundo virtual para recuperar las calles y plazas hoy desiertas, sobre las que volveremos a pasear, a correr y a respirar todos sus olores y deslumbrarnos con sus colores.
Sí, todo volverá, pero algo habrá cambiado, y será maravilloso. Mientras tanto, seguiremos comunicándonos como podamos, porque lo importante es no dejar de hacerlo. Y es que la distancia impide los abrazos, pero nunca los sentimientos.

La distancia no impide los abrazos

La distancia impide los abrazos pero nunca los sentimientos

Desde Fundación Zayas nos unimos en un abrazo colectivo cargado de fuerza, esperanza y solidaridad.

 

También te puede gustar