Fundación Zayas inicia el programa de envejecimiento activo: Disfruta de la Ruta Zayas en el Valle de Lecrín, con una primera experiencia que ha sido todo un éxito de asistencia.

El pasado 2 de junio, Fundación Zayas, puso en práctica este evento destinado al ocio de las personas mayores, congregando a 22 personas de entre 65 y 70 años, que disfrutaron de esta nueva actividad producida y realizada por la Fundación Zayas y que, desde ya, arranca con fuerza e ilusión.

En esta, podríamos llamar, experiencia piloto, nuestras personas mayores se ajustaron a un programa que les resultó cómodo de realizar, que transcurrió según lo establecido y que entusiasmó y sorprendió por igual.

El itinerario guiado, que se inicia con la visita a la antigua Casa Solariega de la familia Zayas, hoy sede consistorial de Nigüelas, continúa con un paseo por los jardines románticos de la Casa Müller, para después adentrarse en la Ruta de la Pavilla, un sendero sencillo junto al Río Torrente; el repartidor de agua, que jugó un papel determinante en el siglo XVI y el funcionamiento del molino aceitero Las Laerillas, una almazara perfectamente conservada, hoy convertida en Museo y Centro de Interpretación, que forma parte del Patrimonio de esta Fundación, y que se convierte en la visita estrella de este programa.

 

Seguidamente, y en las instalaciones del Centro de Interpretación, un descanso para degustar el delicioso aceite de oliva virgen que se produce en la zona, para después dirigirnos hacia la localidad de Melegís, donde almorzamos en el Restaurante Los Naranjos, con productos y platos típicos de la comarca.

Una vez en esta preciosa localidad, visitamos los lugares más emblemáticos, como son la Iglesia de San Juan Evangelista, un monumento del siglo XVI declarado Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía; contemplamos las mejores vistas desde el mirador Las Alvidillas, desde donde podemos ver la localidad de Restábal y el Pantano de Béznar; el Lavadero Público, el Barrio Hondillo, el Mirador de la Torrentera, desde donde avistamos Murchas, el Río Torrente y parte de la Vega de Restábal.

Un día completo que dejó una grata sensación y ganas de repetir a todas la personas que participaron en dicha ruta.

Más información aquí.

También te puede gustar